P.N.L. (Programación Neurolingüística)

 

La programación neurolingüística (PNL) hizo su aparición a mediados de los años 70, cuando Richard Bandler y John Grinder, matemático y lingüista respectivamente, combinaron sus conocimientos para describir la dinámica fundamental entre la mente y el lenguaje.

Para la PNL es muy importante el lenguaje, puesto que nos permite ordenar nuestras ideas y comunicarnos con los demás. Cada persona tiene una manera particular de comunicarse y procesar la información, de manera que se pueden distinguir claramente 3 grupos de personas: los visuales, los auditivos y los kinestésicos. Está claro que algunas personas prefieren o están más capacitados para procesar imágenes, mientras que otros destacan más en el procesamiento de sonidos o de emociones y sensaciones. Por lo tanto, el tipo de comunicación será diferente en función de nuestro canal predominante.

En muchas ocasiones, determinados pensamientos automáticos o creencias disfuncionales, nos bloquean y nos hacen responder o nos activan un determinado estado emocional de manera prácticamente involuntaria, en una situación o contexto en el que resulta inadecuado o desadaptativo. En términos de PNL, se trataría de anclas que habrían de reprogramarse o sustituir por otras más adecuadas.

En este sentido, la PNL ha demostrado ser muy útil para aprender a cambiar y entre muchas de sus aplicaciones destacan el crecimiento personal, las comunicaciones interpersonales, superación de estados emocionales negativos o depresivos, eliminación de adicciones y fobias o el cambio de hábitos como beber o fumar. 

 

Para la PNL es de vital importancia el uso de pensamientos positivos. Si nos detenemos unos minutos para analizar los pensamientos que tenemos y que estamos enviando a nuestro inconsciente, nos podremos dar cuenta de que la mayor parte de ellos son cosas que no deseamos, como por ejemplo: no quiero sentirme triste, cuando lo que deseo es sentirme feliz. Son pensamientos y mensajes que en lugar de estar formulados en sentido positivo, lo están en sentido negativo. Con nuestros pensamientos y sentimientos creamos situaciones buenas o malas en la vida, pues en base a esos pensamientos y sentimientos formamos nuestras creencias y nos comportamos de acuerdo con ellas.

Así que lo primero que tendríamos que hacer es escucharnos a nosotros mismos, analizar esos mensajes y darnos cuenta de si estamos pronunciando palabras negativas o limitadoras. Necesitamos entender que estamos dispuestos a cambiar ese diálogo interno negativo por uno positivo. Si somos capaces de realizar esto, podremos lograr cambios increíbles en nuestra mente, en nuestro cuerpo, en nuestra conducta y nuestra actitud ante la vida.

 

 

3 REGLAS BÁSICAS DE LA PNL

1.-Pensar en lo que se desea y no en lo que no se desea:

Nuestro inconsciente no distingue lo verdadero y lo falso, lo correcto o lo incorrecto de ahí que cualquier frase que utilicemos de desprecio hacia nosotros nuestro subconsciente la tomará como verdadera. Si decimos que somos inútiles o tontos así nos comportamos, y cuando se los decimos a los demás lo mismo pasa. Cuando empezamos a decir, "yo soy inteligente", y no "yo soy un inútil", nos empezaremos comportar de manera diferente, siempre es importante decir nuestros deseos en forma positiva.

2.- Tener los pensamientos en tiempo presente

Pensar y hablar en presente es tan extraordinario porque en el presente podemos tener el pasado, como esto que acabas de leer es ya pasado y también con el presente podemos tener el futuro, como éstas líneas que siguen de leer son el futuro respecto a hace unos segundos.

Lo extraordinario de tener un buen presente es que estamos formando un buen pasado y un buen futuro. Esto no significa que no podamos tener un mal presente en un momento dado. Imaginemos la muerte de un familiar. Con toda seguridad va a ser un momento sobrecogedor y por supuesto necesitaremos un cierto tiempo de duelo, que variará en función de cada persona. Pero pensar en presente nos permite distanciarnos de lo que ya ha pasado, y poder disfrutar de lo que tenemos en este momento, que puede ser algo muy bueno y positivo.

Cuando hablamos en presente la mente está predispuesta a actuar de inmediato, si lo hacemos en futuro esperaremos a que llegue algún día que se supone tiene que llegar y si lo hacemos en pasado ya no podremos hacer nada y en ambos casos estaremos perdiendo el momento actual.

3. Utilizar la palabra NO nos creará dificultades

Es necesario enunciar los deseos en forma positiva porque si introducimos pensamientos negativos acaban sucediendo experiencias negativas. El inconsciente no sabe de "NO" solamente recibe el mensaje, cuando le decimos a nuestro hijo "no te vayas a portar mal" el inconsciente entiende "portar mal", debemos decir lo que deseamos, es decir "pórtate bien"

 

Vídeo de Gustavo Bertolotto, Director del Instituto Potencial Humano y pionero de la PNL en España, en el que nos habla sobre el funcionamiento de la Programación Neurolingüística.

Tema: P.N.L. (Programación Neurolingüística)

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario

Búsqueda personalizada